Logia Mozart
logia masónica de Madrid
masonería mixta adogmática liberal

Mario Moreno "Cantinflas"

La risa y el amor

Mario Moreno Cantinflas

Cantinflear, según el diccionario de la lengua española: “hablar o actuar de forma disparatada e incongruente y sin decir nada más”. El actor y comediante mexicano Mario Moreno, más conocido por su personaje de “Cantinflas” nació el 12 de agosto de 1911 en Ciudad de México siendo el sexto de catorce hijos del matrimonio formado por el cartero Pedro Moreno Esquivel y María de la Soledad Reyes Guízar.

Antes de sus primeros inicios en el mundo del circo fue zapatero, limpiabotas, chico de los recados, cartero, taxista, empleado de billar, boxeador y hasta torero pero fue en el mundo del cine a partir de los años treinta del siglo pasado donde encontró fama mundial a través de su personaje antes reseñado de “Cantinflas”.

Lo que no todo el mundo sabe es que Mario Moreno fue masón. Así como refiere el historiador Fernando Gil González en su trabajo para la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED) dentro de la colección denominada Museo Virtual de Historia de la Masonería: “Mario en 1943 realizó su primera solicitud de admisión en un taller masónico aunque no sería hasta 1948 cuando fue recibido en la logia Chilam Balam en Ciudad de México auspiciada por la Gran Logia del Valle de México, dependiente del Gran Oriente de México donde llegó al alcanzar el grado 33 Honorario del Rito Escocés Antiguo y Aceptado”.

Las ideas de “Cantinflas” inspiradas por los valores de la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad, quedan plasmadas a través de su papel de embajador para la O.N.U cómo representante de la República de los Cocos en la película “Su Excelencia” filmada en 1967. En el discurso final ante dicha institución el embajador se presenta como un albañil no agremiado y en su alocución trata de guardar cierta equidistancia entre el bando de los “Colorados” (EE.UU) y el bando de los Verdes (U.R.S.S), destacando en este alegato algunas ideas que no dejan de ser una crítica social o decálogo de intenciones de un buen masón tales como:

  • Las personas deben ser librepensadoras y tolerantes.

  • El hombre científica e intelectualmente es un gigante pero moralmente es un pigmeo.

  • Todas las ideas son respetables aunque no se esté de acuerdo con ellas.

  • El día que todos pensemos igual y actuemos igual dejaremos de ser hombres para convertirnos en máquinas, en autómatas.

  • No se puede estar de acuerdo con un sistema político que se implante por la fuerza por mucho que se haga en nombre de una hipotética defensa de los derechos de los trabajadores.

  • El progreso social, intelectual y económico tiene que ser compartido equitativamente por toda la humanidad y por todos los países y no convertirse en la moneda de cambio con la que unos se hacen cada vez más ricos y otros cada vez más pobres.

  • Qué fácil sería conseguir un mundo mejor en el que todos los hombres blancos, negros, amarillos y cobrizos, ricos y pobres pudiésemos vivir como hermanos.

Acentuar que la herencia e impronta de “Cantinflas” en la masonería quedó reflejada en 2007 con la creación de la Respetable Logia “Mario Moreno, Cantinflas” número 177, dependiente de la Gran Logia del Valle de México, en honor y recuerdo de su persona.

Por último llamar la atención sobre la importante faceta filantrópica desarrollada por el actor a lo largo de toda su vida en ayuda de los más desfavorecidos, destacando su aportación en la creación de La Casa del Actor en México, una suerte de retiro para los actores ya jubilados y sin recursos, así como en la ayuda de los sectores más desfavorecidos de la sociedad mexicana en particular de los niños con altas posibilidades de exclusión social.

← publicación anterior