Logia Mozart
logia masónica de Madrid
masonería mixta adogmática liberal

Vicente Blasco Ibáñez

Autor de best-sellers, de profundas convicciones republicanas

Vicente Blasco Ibáñez

Vicente Blasco Ibáñez (Valencia, 29 de enero de 1867 — Menton, Francia, 28 de enero de 1928) fue el escritor de mayor éxito internacional en su tiempo. Ejerció el periodismo, principalmente en los diarios que fundaba como La Bandera Federal o El Pueblo. Durante años fue elegido diputado, puesto en el que dio muestras de profundas convicciones republicanas y laicistas.

Hijo de una familia de comerciantes de origen aragonés, desde muy niño es testigo de los movimientos políticos del último tercio de siglo en la convulsa política española: desde la rebelión cantonal hasta la proclamación de la 1ª República. Influido por sus primeras lecturas de Victor Hugo, encamina su vocación hacia la literatura.

Estudia Derecho en la Universidad de Valencia, obteniendo la licenciatura en 1888, sin llegar nunca a ejercer como abogado. En 1890, por organizar el boicot a un líder carlista, se ve obligado a huir a París, donde comienza su etapa periodística enviando crónicas que algunos medios publican.

A su vuelta en 1891, tras una amnistía general, comienza su carrera política en Valencia. En esta nueva etapa demuestra que, junto con una pluma apreciable, atesora una capacidad sobresaliente para la oratoria. Recorre los barrios valencianos y los pueblos de la provincia, alternando artículos incendiarios con mítines que enardecían a la audiencia. Crea un nuevo estilo de hacer política, basado en la proximidad, las visitas a mercados y fábricas, la presencia continua en los mentideros y las asociaciones.

Mención especial merece la creación de una red de casinos —8 en total en la ciudad de Valencia—, en la que las clases populares tenían acceso a la cultura, la educación básica, el debate y la crítica. Pronto esta red de casinos se convierte en un fermento de movilización ciudadana, dirigidos por los ideales de la revolución francesa —libertad, igualdad, fraternidad—, el progreso, los derechos humanos universales y la superación del poder eclesiástico.

En 1898 es elegido diputado en Congreso en las filas de la Unión Republicana, durando en el cargo hasta 1908, año en el que abandona su escaño cansado de las tensiones y los ataques de sus propios compañeros de partido.

Perseguido por la justicia en varias ocasiones (por protestas anticlericales, por su oposición a la guerra de Cuba o por su activismo antimonárquico), sufre el encarcelamiento y el exilio.

Durante estos años comienza su producción literaria y monta una editorial, de nombre Prometeo, que publica a precios populares, sus obras y las de clásicos (Quevedo, Shakespeare, Hugo…) y pensadores (Voltaire, Darwin, Marx o Nietzsche).

A partir de su abandono de la vida política, Blasco Ibáñez se centra en su producción literaria y su labor en Prometeo. En 1908 se convierte en un autor de éxito internacional con “Sangre y Arena” lo que permite que, al año siguiente, sea contratado para dar un ciclo de conferencias en Argentina y Chile sobre temas variados, desde la vida de Napoleón a la música de Wagner.

Posteriormente se traslada a París, precedido por su fama de autor de best-sellers. Allí le sorprende la I Guerra Mundial, algo que Blasco aprovecha para convertirse en cronista privilegiado, proclive a los aliados, e inicia una trilogía de novelas sobre la Gran Guerra con la que se confirma como una especie de Dan Brown de la época, y en un hombre inmensamente rico.

Tras esos años de vino y rosas, en donde lleva una vida de lujo y continuos viajes, la proclamación de la dictadura de Primo de Rivera y a raíz de ésta el confinamiento de Miguel de Unamuno en Fuerteventura, le hacen volver a la política activa. Publica en París en 1924 “Una nación secuestrada” y, al año siguiente, “Lo que será la República española” y “Por España y contra el rey”. Primo de Rivera, preocupado por la reacción internacional, denunció a Blasco Ibáñez por injurias a Alfonso XIII ante los tribunales franceses. Esto, lejos de apagar el escándalo, ayudó a amplificarlo. El gobierno español acabó retirando la querella.

Blasco crea y financia la revista “España con honra”, órgano oficioso de la oposición española en el exilio. La prensa oficialista, por el contrario, inicia una campaña de descrédito contra el autor valenciano. En 1928 cuando su popularidad se encuentra en todo lo alto, muere en Menton (Francia) por una neumonía.

El 29 de octubre de 1933, los republicanos de Valencia (en aquella época la mayoría de la población), recibieron sus restos en procesión cívica, encabezada por el gobierno de la República.

Estuvo casado con María Blasco desde 1891. Tuvo cuatro hijos: Mario, Julio César, Sigfrido y Libertad. Tras la muerte de su mujer, de la que estaba separado de facto, se casó en segundas nupcias en 1925 con Elena Ortuzar, de nacionalidad chilena y con la que mantenía una relación desde algunos años antes.

Con la llegada de la dictadura fascista de Francisco Franco su memoria fue borrada, sus libros prohibidos, su familia perseguida y sus bienes incautados. El que iba a ser su mausoleo, fue destruido, y el solar se utilizó posteriormente para construir el crematorio. Los restos sin embargo, se conservaron, y reposan en la actualidad en un nicho ordinario, apenas visitado, en el cementerio civil de Valencia.

Vicente Blasco Ibáñez fue iniciado en la Masonería el 6 de febrero de 1887 con apenas 20 años de edad. Formó parte de la logia Unión nº 14 de Valencia y posteriormente, en la Acacia nº 25. Alcanzó el grado de Maestro Masón y adoptó el nombre simbólico de Danton.

← publicación anterior