Los constructores de catedrales

Catedrales

Los constructores de catedrales podían desplazarse con absoluta libertad, eran francmasones: albañiles libres. El gremio, cerrado, estaba organizado en tres categorías: aprendices, oficiales y un maestro de obras encargado de las trazas del edificio. Sus útiles de trabajo eran muy simples: una regla, un compás, mazos y cinceles, plomada… Con estas sencillas herramientas, combinadas según las necesidades, elevaron catedrales, palacios, puentes, torres o cincelaron rostros, volutas, claves que todavía hoy soportan el peso inmenso de las bóvedas, arquitrabes que permiten inusitadas alturas en los muros.

Pero su trabajo fue un poco más allá. Los «Speculum», enciclopedias del conocimiento medieval, establecieron la iconografía necesaria para que la catedral fuera también un libro lleno de imágenes donde leer aquel mundo. Aquellos «freemasons» lo hicieron posible desde la intimidad de sus logias.


Logia Mozart | Viernes 01 Diciembre 2017 - 09:00 am | | Libro, Reflexiones
Etiquetas utilizadas: , , ,